hypertrofia ocular

Cinco razones y una canción para amar a Bojack Horseman, el caballo más odiable de Hollywoo

A estas alturas de la película, la mayoría de vosotros ya conoceréis Bojack Horseman, la serie sobre ese caballo-hombre, hombre-caballo, que no os deja de recomendar Netflix y algún que otro iluminado hypertrofiado.

Pero es probable que muchos de vosotros todavía no le hayáis dado al “clic” para comprobar a qué viene tanto revuelo, qué pasa con esos extraños dibujos de animales que reflejan la vida de una antigua estrella de la televisión caída en desgracia.

No os preocupéis, nos tenéis a nosotros. En nuestra vocación por el servicio público, vuestros amadísimos hypertrofiados os vamos a hacer el favor de vuestras vidas y resumiros en cinco razones (y un bonus track) por qué estáis tardando en darle una oportunidad. Os aseguramos que, tras unos cuántos capítulos, os sentiréis tan felices como miserables, pero con un cierto grado de adicción. Algo así.

bojack-pasar-tiempo-contigo

1.Es un viaje emocional: de la risa ácida a la depresión.

Bojack Horseman es una comedia negra, o un drama, o un documental nihilista. La serie es muchas cosas, pero no es simple ni fácil.

Os vais a reír. Claro que sí. Y mucho. Pero la mayoría de las veces no va a ser una risa cómoda. Los creadores apuntan y disparan a donde más duele y, créeme, te van a dar. La sacudida se nota. A veces, tocará esa risa abierta con un poco de déjà vu; otras, esa sonrisa tímida que termina en fastidio cuando te reconoces en alguno de los pobres desgraciados que pueblan la serie.

happiness

“¿Soy responsable de mi propia felicidad? No puedo ser ni siquiera responsable de mi propio desayuno.”

Otras veces, directamente, te quedarás mirando al vacío pensando que la vida es una mierda y todos nosotros también.

bojack-colored-glass

¿Sabes, tiene gracia? Cuando miras a alguien con gafas de color rosa, todas las banderas rojas parecen blancas.

2.Disfruta de uno de los mejores planteles de secundarios de la televisión

La serie recibe el nombre del protagonista, Bojack Horseman, pero eso no quiere decir que el plantel de secundarios sea, eso, secundario. El diseño y evolución de todos ellos está cuidado al mínimo detalle, así como su integración con los comportamientos típicos del animal que representan.

Véase, por ejemplo, el amabilísimo -y limitadísimo- Mr. Peanut Butter. Es otra estrella de la televisión, pero también un labrador con todas las letras.

peanut-butter-bojack

¿Qué se suponía que tenía que hacer? ¿No perseguir al camión del correo?

O Princess Carolyne, la gata representante que se ocupa de todos para no ocuparse de su propia vida. O Todd, el amigo-compañero-okupa de la casa de Bojack, que hace también las veces de su saco de boxeo.

¡Y ojo, lectores! Hasta Salinger tiene un hueco, y vais a comprobar que puede ser un despiadado productor televisivo.

3.Ríete de Hollywoo y de todos los famosos que antes parecían exitosos

Los creadores de Bojack Horseman no se ponen freno. Las críticas a la sociedad, pero especialmente a la industria del espectáculo, están a la orden del día en cada capítulo.

Desde el acoso sexual y la culpabilización de las víctimas sólo porque no son famosas, hasta las carcajadas tristes por las estrellas infantiles de la televisión venidas a menos; por los directores de cine que no pueden hacer su trabajo; o por los falsos filántropos.

bojack-people-are-dying

La gente está muriendo y yo soy testigo.

4.Redescubre la atención al detalle: a esta gente no se le pasa una

Seguramente, alguno de vosotros estaba pensando que los hypertrofiados habían comido  una “d” en Hollywoo. Gracias por vuestra consideración, pero no es así. La serie empezó con un Hollywood con todas sus letras, pero tras un alarde épico de romanticismo que no vamos a spoilear aquí, esa “d” desapareció. Y, desde ese momento, Hollywood se convirtió en Hollywoo.

hollywoo-ottoman-bojack

Y es que en Bojack Horseman la continuidad es brillante. Si Todd se hace unos tatuajes estando en la cárcel, esos tatuajes van a estar siempre ahí cada vez que se saque la camiseta. Si se rompe la luna del coche, va a estar rota para siempre (o, al menos, hasta que la arreglen). Si la casa está sucia y queda basura debajo del sofá, va a aparecer capítulos después.

bojack-205-drew-barrymore

Ya quisieran para sí muchas series de renombre este amor al detalle.

5.Y, por supuesto, BOJACK, o cómo acabar queriendo al caballo-hombre más despreciable sobre la faz de la tierra

Bojack es despreciable. Es una mala persona el 95% del tiempo que está despierto, o incluso podríamos decir que lo es durante el 100% de su vida.

bojack-horrible-person

No entender que eres una persona horrible no te hace menos horrible.

Pero Bojack es, sobre todo, una persona miserable y al final de cada capítulo acabas apiadándote de esa antigua estrella de cine de los 90 que es totalmente incapaz de querer, de sonreír y de hacer las cosas bien (las pocas veces que lo intenta).

Después de ver un montón de series (es uno de los mandamientos de un buen hypertrofiado), os podemos asegurar que en casi ninguna vais a encontrar un protagonista tan apasionante como Bojack. Lo váis a querer y a odiar. Como a la vida misma.

captura-de-pantalla-12

BONUS TRACK. Os prometíamos una canción: la sintonía final de Bojack. Os juramos que vais a acabar cantándola al final de cada episodio.

¡¡VAMOS!! ¿A qué estáis esperando? Y, recordad, a pesar de las sacudidas

bojack-little-easier

Cada día es un poco más fácil

Anuncios

3 pensamientos en “Cinco razones y una canción para amar a Bojack Horseman, el caballo más odiable de Hollywoo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s