Hypergramola

Hypergramola: the day that Thatcher dies de Hefner

Baroness Thatcher death

Lo decían Hefner: “Nos reiremos cuando Thatcher muera”. Así empezaba el decimoprimer corte del álbum We love the city, una aguda crónica sobre el lado oscuro londinense -y la sufrida clase obrera de la city- fragmentada en agradables composiciones pop.

Con una precisa producción y unos arreglos instrumentales más conseguidos que en discos precedentes, Hefner, a la manera de Morrissey, vierte toda su ponzoña con tanta dulzura que al principio no te das cuenta de que trata de herir tus sentimientos. Y es que Darren Hayman, con su voz infantil y nasal, suena inofensivo. Hasta tonto. Por eso lamenta en esta canción que sus cuestionables profesores de escuela se quedasen con una primera impresión.

Cuando salió del cole empezó a comprobar que los políticos también lo tomaban por un torpe obediente. Otra vez la primera impresión. Darren y sus secuaces siguieron a lo suyo. Con la música pop que tanto gusta, en la que las letras no valen la pena y mucho menos el mensaje. Por eso, a nadie le debería importunar el para mí heroico coro final:

Ding dong, the witch is dead, which old witch?

The wicked witch

Ding dong, the wicked witch is dead

 Tal vez una cierta élite, la de las palabras precisas, cantaría a coro esta pegadiza canción y luego lamentaría haberlo hecho. Como siempre.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s