hypertrofia ocular

Un cerdoconejo en el país de los doramas

El otro día estaba persiguiendo un conejo del Line cuando, no os lo vais a creer, me caí por una madriguera.

 url-crop

Aterricé con todo el coxis. Sin anestesia, sin cojines y sin una clínica madrileña cerca para que me cambiaran la cadera. Así que hice de tripas corazón y me levanté con el mismo ímpetu que cuando me lanzo a cazar elefantes.

Primero, tenía que situarme. Me fijé en la gente. A lo Bourne, identifiqué rápidamente las principales características: pelo negro, muy liso, y ojos rasgados.

Vale, esto es Asia. (Por la inexacta descripción, bien podría ser Mordor, pero ni eran negros, ni tenían los iris amarillos, ni eran orcos)

Ahora tocaba afinar un poco más el Google Maps. Empecé a mirar los letreros de las tiendas. No hubo dudas, reconocí de inmediato el alfabeto. Mis vicios inconfensables acababan de salvarme la vida. Mis días enteros perdidos delante de la pantalla del ordenador se convertían en mi brújula. Mi obsesión me permitía ponerle nombre a mi destino.

Lo que estaba escrito por todas partes era hangeul.

hangeul

Muy bien. Estaba en Corea del Sur. No, no era la del norte, porque Kim Jong Il y sus gafas de sol no se me aparecían, cual visión mariana, por ninguna parte

Dejadme hacer, en este momento, un inciso para los no iniciados. El hangeul es el alfabeto coreano. No es una escritura ideográfica, sino fonética. Fue creado allá por la década de 1440 para conseguir alfabetizar al pueblo que encontraba muy difícil los caracteres chinos. Para crearla, estudiaron previamente otros métodos. Se le considera uno de los sistemas de escritura más científicos del mundo. Es fácil de leer y aprender, por lo que contribuyó a conseguir una muy alta tasa de alfabetización en este país.

Sigo, que me disperso. Nos quedamos en que había aterrizado en Corea del Sur. Pero desconocía el momento histórico o la razón que me había llevado allí. Con el coxis renqueante, me eché a andar. No tardé mucho en darme cuenta que el tiempo allí funcionaba distinto. Como si mi vida estuviera dimensionada en 16 o (si estamos generosos) 20  capítulos de una hora larga.

Por eso, todo lo que os relato a partir de ahora no tiene un orden cronológico muy claro; ni una nítida relación causa consecuencia; y ni siquiera tiene sentido. Os lo intentaré resumir, por si alguna vez os caéis en una madriguera con destino Seúl. Y es que, gracias a todos los hechos que os relataré a continuación, me di cuenta de que estaba en un dorama coreano.

Supe que era pobre nada más verme en el espejo con el uniforme de una escuela de élite a la que nadie sabía como accedí. A pesar de ir vestida como todos, era obvio que no procedía de una familia adinerada. Había dos señales que me delataban: llevaba un bento con rollos de huevo y el uniforme tenía remiendos. Además, no llevaba pañuelos de tela con mis iniciales bordadas como mis compañeros. Después de certificar que era pobre, tuve claro que era un dorama cuando el chico más rico y guapo del lugar empezó a hacerme bullying. Claro que también me ayudó a llegar a esa conclusión el hecho de que la entrada en el instituto del tío en cuestión y sus amigos fuera acompañada de cierta aura brillante y una banda sonora propia.

ENTRADA BBF EDITADA

Boys over flowers, uno de los “doramas” más famosos

Con cierto aire de suficiencia, me dije a mí misma: “Ya sé cómo va esto”. Después de mucho pelear (secuestros y violencia de por medio), nos íbamos a enamorar. Pero seguro, casi seguro, que su familia se iba a entrometer Así que preferí no enturbiar mucho mi estancia, que al fin y al cabo esperaba que fuera temporal, y dejé el instituto antes de que la situación se complicara más.

No pasó mucho tiempo desde mi vuelta a la vida civil cuando ayudé a un señor mayor que no podía con el peso de la bolsa de naranjas que llevaba. Tan pronto había terminado de echarle un mano, supe lo que venía a continuación. Sólo había dos opciones: o bien me iba a querer casar con su nieto malcriado  o me iba a dejar su herencia. Tendría que trepar madriguera arriba en algún momento, así que no me interesaba comprometerme de por vida y tampoco me apetecía percibir una cantidad escandalosa de dinero que no iba a poder disfrutar.

Estaba renunciando a grandes comodidades. Lo único que podía hacer ante mi desgraciada y humilde opción personal era darme a la bebida. Por supuesto, estaba en un dorama. Me fui a un chiringuito de la calle a beber soju

Anuncio de soju IMPRESCINDIBLE

Sabía que pronto aparecería mi príncipe azul para llevarme en su espalda. Siempre, siempre te llevan a caballito.

ESPALDA DEF

Como ejemplo: Personal Taste, My name is Kim Sam Soon, o My Princess

Por supuesto, era un dorama. En algún momento tenía que vomitarle encima al amor de mi vida.

vomitona FULL HOUSE

Lo sabía porque me había documentado con el clásico Full House

Lo que viene después, ya todos los sabéis, aunque no hayáis visto doramas. Tenía una resaca tremenda y me había quedado prácticamente sin dinero (dios mío, y había renunciado así por la cara a dos buenorros de familias chaebol  -sí, como  Hyundai, Lg o Samsung…-). Así que me fui a la sauna a ver si se me pasaba. Armada con toalla en la cabeza, y huevos cocidos a mano, me dispuse a recrearme la vista cuando algún mocetón se acercara por allí a rescatarme de mi propia vergüenza.

sauna 1sauna2

Monísimo en Oh My Lady con toalla en la cabeza

Llegados a este punto, me di cuenta de que esto sólo podía empeorar. Los tópicos se iban cumpliendo uno a uno. Inexorablemente. Repasé mi lista de doramas buscando alguna pista de lo que me iba a suceder a partir de ahora.

Había varias posibilidades:

a)      Yo iba a saltar en el tiempo

Time Slip Dr Jin

b)      Alguien iba a saltar a mi tiempo

Rooftop prince

c)      Me iba a cortar el pelo y ponerme un vendaje en las tetas

To the beautiful you

No había ni terminado de pensarlo, cuando sentí un tirón el pelo y una fuerte opresión en el pecho, que no era ni congoja, ni amor, ni un infarto: era mi pase VIP a un mundo de coreanos con la raya pintada en el ojo.

you're beautiful tumbados

Un mañaneo en You’re beautiful

Llegados a este punto, tenía que escapar. Era demasiado, y estaba llegando la hora de los saltos en el tiempo. Me dije: “Si aparezco en la era Joseon , adiós madriguera de vuelta”.

Eché a andar. Anduve sin parar. Buscaba al conejo.

cerdoconejo

El archifamoso cerdoconejo

Andaba, corría, saltaba. Respiraba. Buscaba, miraba, preguntaba, escuchaba. Paraba. Imaginaba, me desorientaba, me perdía. Temblaba. Así, durante muchos días. Hasta que, de repente, me pareció ver en un pozo las orejas escurridizas del maldito conejo. ¿Era él?. Juraría que sí. ¿Qué iba a ser sino?. Esta vez no se iba a escapar. Ni siquiera por ese pozo. No, no y no. Iba a volver por la madriguera. Deshacer lo andado. Claro que sí. Esta no la cuentas, conejo de m*****. Voy a por ti. Corrí, salté, no paré.

Y me lancé.

Cómo acabó la historia y dónde estoy ahora seguro que ya lo sabéis.

Créditos: dramabeans, http://www.eurowon.com, wikidrama

Anuncios

3 pensamientos en “Un cerdoconejo en el país de los doramas

  1. jajajajaja, el anuncio de soju es lo mejor que he visto en la vida, pero tengo dos preguntas: ¿Por qué la tipa del soju lleva las mismas gafas que Kim Jong Il? y ¿por qué se lía a cabezazos?. Quiero una respuesta ahora :).

    • El anuncio del soju es increíble (y eso sin entrar en la animalada machista que es…jajaja). Y tus preguntas, pequeña saltamontes, no obtendrán respuesta en esta dimensión. Para resolverlas deberás buscar un camino espiritual, que necesariamente pasa por una sauna coreana.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s