hypertrofia ocular

¿Cómo tiene el chocho?

¿CÓMO TIENE EL CHOCHO?  o por qué  La que se avecina es lo más.

Como anunciaba en el chiste final de mi anterior entrada La que se avecina es una serie de culto. El hecho de que un personaje de la serie conviva con una muñeca hinchable llamada Ana Rosa  ya sería motivo suficiente. Pero aquellos que exijan algo más, un argumento sólido, una justificación razonada de tal afirmación, que no sigan leyendo. La cosa no va de eso. Va de una serie que parodia la convivencia en un edificio de la periferia madrileña, construyendo arquetipos sociales atribuibles (erróneamente) a cualquier comunidad de vecinos del estado.

La que se avecina nace en el 2007 como secuela de Aquí no hay quien viva, esa serie producida por el gran José Luis Moreno.

Mucho lastre el que arrastrar. De hecho las primeras temporadas son casi una prolongación, con distinto decorado y el cambio de algunos actores, de la citada serie de Antena 3. A medida que pasa el tiempo, la serie  va adquiriendo personalidad propia, y ya en el 2010, y soltando el ancla del amante de la caspa (cambio en la producción), consigue elevarse a los altares de la pequeña pantalla.  Surgen así unos capítulos difíciles de ver al completo (quien ha dicho que el arte sea fácil, eh!, amantes de Bergman y Dreyer), con chistes que insultan a la inteligencia y lugares comunes trillados a más no poder. Pero no permitamos que estos árboles no nos dejen ver el bosque. Y éste, está plagado de personajes sublimes.

amador

Amador Rivas o el Bardem gañán. Vive por encima de sus posibilidades (os suena, ¿no?) pasando de banquero a barrendero (ironías de la vida) y de padre de familia a vividor-follador. No me digáis que no conocéis a nadie que reúna este perfil. Esperpéntico, de trazo grueso, pero al mismo tiempo creíble y genialmente interpretado por el chanante Pablo Chiapella.

Antonio Recio

Antonio Recio o el empresario que vive el sueño español, es decir, ser propietario. Facha redomado (no me digáis que no conocéis a nadie que reúna este perfil), creador de un imperio empresarial basado en una pescadería (¡?), tiene un hijo gay y su empleado inmigrante se acaba quedando con su piso. Cada vez que veo y escucho al Recio, pienso en el espectador medio de El gato al agua retorciéndose en su sofá y asintiendo con la cabeza a cada frase lanzada por éste, una imagen parecida al siguiente extracto:

Estela Reynolds o la Rosa Valenty de Montepinar. Apoteósica parodia de musa del destape que pasa sus tardes de domingo haciendo compañía a María Teresa Campos en torno a una cámara. Estela es “famosa” porque Fernando Esteso le chupó un pezón (sic). Figura grotesca, histérica y rayando lo insoportable, es un personaje secundario de lujo.

Si nos salimos de esta tríada, el resto del elenco no merece desconsideración. Está la ultracatólica que le pone los cuernos al marido, el jubilado con la barra del bar pegada al codo, el zp dialogante, la vieja faltona y okupa, las jóvenes super modernas que en el fondo quieren ser unas marujas, el adolescente malcriado, el tonto del pueblo y el enteradillo sabelotodo. Personajes nada originales, pero sí muy divertidos.

Divertido es poder reírse de arquetipos castizos, cercanos y reconocibles. El tío que vive en Torrelodones se encontrará con personas como Antonio Recio, comprando el pan, tomando un café o en las noticias leyendo el periódico. Divertido y aterrador al mismo tiempo. Y aquí está el amor-odio que tienen muchas personas hacia esta serie. Es más fácil reírse de Peter Griffin, parodia del pater familias yanqui, que de Amador, parodia del pater familias ibérico, si comes con alguien como él todos los días. Es más fácil reírse de los miembros del Ku Klux Klan que caricaturizan en South Park, si no los tienes como vecinos. Y en Torrelodones, que yo sepa, no viven muchos miembros del Klan.

Pero esta serie es lo más porque los personajes se lían entre ellos como en Melrose Place, los títulos de cada episodio son como los títulos de los discos de grupos indies (“Una argucia, una yonqui y un vecino al borde de la muerte”, por poner un ejemplo) y porque la puedes ver cuando no echan nada en la tele, es decir, siempre. Así que sal de tu torre de marfil y dale una oportunidad. Si ver Telecinco te obliga a visitar a tu confesor particular,  te produce urticaria, o no lo tienes sintonizado en tu tdt, no te preocupes, los episodios están colgados en youtube.

Conclusión:

La que se avecina es como el Batu, un esperpento, pero muuuyy real.

La que se avecina son los mayas, nace en el 2007 con título apocalíptico y premonitorio. Que dios nos coja confesados.

Chiste:

– Doctor, doctor, que me recomienda para los dientes amarillos.

– Corbata marrón.

Juancarlitros  en “No controles”.

Anuncios

Un pensamiento en “¿Cómo tiene el chocho?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s