hypertrofia interactiva

Ordes: street art en el rural.

Siendo alumno de la universidad, poseedor de valioso tiempo libre y sin mayor preocupación que reunir dinero para consumir tazas de ribeiro, recuerdo asistir a un ciclo de conferencias sobre cine y teatro. En una de ellas, un “apasionado” profesor  hizo una ponencia sobre la influencia de la tragedia griega en el noveno arte que se apoyaba en secuencias de la película Edipo Rey. A continuación, el siguiente ponente habló sobre la verbena en el cine español. No es difícil imaginarse las consecuencias: aforo de un 10% de entrada.

Pues eso, más o menos, es lo que sucede cuando tienes que escribir algo a continuación de Barney Gumble, el Leo Messi de hypertrofiados, que encima acaba de publicar una brillante entrada sobre los Monty Python. ¡Maldita sea! Y a mí no se me ocurre mejor cosa que hablar sobre la localidad coruñesa de Ordes. Sobre Street Art (ahora ya no hay graffitis ¿verdad, Banksy?) en el medio rural.

Hay que decir que resulta curioso encontrar “pintadas” de tanta calidad en un pueblo gallego, donde lo habitual son manifiestos de desamor del tipo “María puta” elaborados con el mismo mimo y entusiasmo que aquel carnaval dirigido por Rafael Amargo . Los responsables de convertir los muros y las paredes de las casas en un museo urbano son la gente de Desordes Creativas. Tienen un blog donde explican muy bien qué es lo que hacen, así que no me extiendo sobre esa cuestión. Lo podéis consultar aquí.

Los graffitis que se pueden ver en Ordes poseen un mensaje directo, con la excepción del mural del francés 3TTMAN, mucho más simbólico, deudor del muralismo mexicano y del Miró inmediatamente anterior al surrealismo. El artista parece haber hecho un buen trabajo de campo sobre la realidad gallega. Así, con fuerte carga crítica, nos habla del pacto con el diablo, de la superstición y del caciquismo. La leyenda cuenta que aquel que mire fijamente al graffiti durante 3 minutos, sin parpadear, podrá solicitar los favores de José Luis Baltar.

El discurso anticapitalista es, por lo general, evidente y común a casi todos los artistas. Parece que tratan de remover conciencias, de despertar a la gente de su letargo, de animar a la construcción de un ente colectivo que pueda contener a la apisonadora económica. EI italiano Erica Il Cane, bajo una estética de grabado decimonónico, nos dice que tenemos que escoger entre la lucha (los sapos), o el fraude individualista que representan las ratas de cloaca. Esas alimañas se afanan en recoger las joyas, despegadas de la corona de una monarquía tiránica y trasnochada ¿Os suena de algo? El desprecio por la condición humana es claro, goyesco. No sabemos si el autor, durante su estancia en España, encendió la televisión y fue entonces cuando dejó de albergar cualquier tipo de esperanza.

El rechazo al capitalismo va de la mano de un fuerte sentimiento antirreligioso. Esa iconografía religiosa se adapta a los nuevos tiempos. De este modo, se establece una fuerte relación entre devoción por el dinero y la tecnología y el fervor religioso. La serpiente del pecado original tiene el símbolo del euro marcado en su piel. Otra figura combina, en un todo indivisible, el misticismo de la masonería y los ritos faraónicos con la tecnología y el armamento modernos.

El planteamiento es siempre figurativo, nunca hay abstracción. Normalmente grotesca e incluso, en ciertas ocasiones, surreal. Si combinamos todo esto, tenemos como resultado (además de los engendros que entrevistaba Cárdenas en Crónicas Marcianas) la obra, de gran carga metafórica, de Nano. Lo primero que llama la atención es la opresión a la que está sometido el único personaje del graffiti, en un espacio angustiante. Luego contemplamos su jersey, que es más hortera que Paco Clavel, y vemos toda clase de iconos pop como referentes que aprisionan al individuo.

En otras ocasiones hallamos fragmentos anatómicos aislados, como las cabezas de Liqen que forman un agujero “rojo”, en un entorno “tecnobiológico” donde es difícil establecer unos límites entre natural y artificial. Los primeros referentes que se nos vienen a la mente son los cómics de Moebius o el cine de David Cronenberg. La genial perspectiva, el juego con los diferentes tonos del rojo y la extraordinaria composición de la escena dejan claro que estamos ante uno de los mejores grafiteros de España.

La inserción de la tecnología en la carne (como bien dirían en Videodrome) es también motivo del graffiti de Laguna, en donde muchos espectadores ven a Dalí. Sin embargo, a falta de contrastarlo, quien esto escribe cree que el artista tiene una deuda pendiente con John Greenwood. Para quien no le conozca, es el tipo que hacía las portadas de discos como Snivilisation o In sides de Orbital.

Otra particularidad de los murales de Ordes es que se encuentran, estéticamente, entre el tebeo infantil seriado (por ejemplo, Mortadelo y Filemón) y la novela gráfica. En cualquier caso, la deuda con el mundo del cómic es innegable. Todo esto lo podemos contemplar en el mural realizado por Nas y Del. Del primero es el escarabajo pelotero que desplaza una bola de detrito capitalista, mientras que del segundo es el resto del graffiti: los pintores que crean un personaje y la lagartija. Nas hace un dibujo de estética desenfadada, de tebeo infantil semanal, en un primer plano sin muchos matices. Del completa la escena amparado por Will Eisner para construir su parte del mural con figuras dinámicas, escorzadas, relacionadas unas con otras, que le dan un sentido unitario a la escena. Liqen es deudor de la estética del cómic underground norteamericano y del detallismo documental de la obra de Joe Sacco. Lo podéis apreciar en las figuras grises que huyen de la escoba, a continuación de las imágenes de Nas y Del

Como ya hemos visto, hay excepciones, y algunos autores están relativamente alejados del mundo del cómic. Laguna parece aproximarse a la pintura de caballete y Erica Il Cane al mundo del grabado y la ilustración, lo que lleva a una nueva excepción: no recurren a los colores planos. La mayoría de artistas usan colores puros, sin mezclar, como es el caso de Blu, tal vez el grafitero más reconocido de cuantos exhiben su obra en Ordes. Su mural es una simpática hecatombe vegetal en tonos rojos, amarillos y verdes que se mezclan en la picadora del stablishment. Aprovechando la temática, se puede señalar otro rasgo definidor, la animación de lo inanimado. Todo vale. Incluso una tragicomedia protagonizada por hortalizas. La excepcionalidad de este mural es que es uno de los pocos que no aglomera a todas sus figuras en un plano único, a pesar de centrar la atención en un destacado primer plano.

Por su reflexión, menos genérica, y porque me gusta bastante acabo mencionando la obra de Peri. Creo que está influido por un personaje (no recuerdo el nombre) de la fantástica película de Hayao Miyazaki El viaje de Chihiro. Esto no se me podía escapar, que aquí somos muy de ojos rasgados. La idea es similar: la careta que escoge para interpretar uno o varios papeles en la vida que anulan el yo interior. Un proceso que te transforma en un monstruo gargantuesco, individualista, que devora todo a su paso. Un ser que renuncia a todo para tratar de tenerlo todo. A nivel técnico, lo más destacado es lo bien llevada que está la sobriedad del color y el armónico contraste entre rojos, blancos y negros.

Hay muchos más artistas, pero no se trata de hacer un catálogo de obras. Lo importante es que paseando por Ordes te encuentras un genial museo al aire libre. Una forma inteligente de resolver el “feísmo” que envilece nuestros pueblos y una manera de que, poco a poco, la cultura popular vuelva a tomar el pulso de la calle. Porque sí, efectivamente: las calles, como canta Richard Hawley, son nuestras. Ahora y siempre.

ACTUALIZACIÓN: la imagen de la serpiente, del artista SOKRAM, ha sido eliminada. Muy pronto la podréis ver en el blog http://certamedesordescreativas.blogspot.com.es/

Más en hypertrofiados| Espanish Conexion

Anuncios

5 pensamientos en “Ordes: street art en el rural.

  1. “Hay que decir que resulta curioso encontrar “pintadas” de tanta calidad en un pueblo gallego, donde lo habitual son manifiestos de desamor del tipo “María puta” elaborados con el mismo mimo y entusiasmo que aquel carnaval dirigido por Rafael Amargo”… e, sen dúbida, o párrafo máis gracioso que leo en tempos

    Concordo conque Ordes ten é un algo de “sitio distinto”, tamén se podería facer un análise da cantidade de grupos de música que pariu a zona que, intúo, que son movementos que van da man…

    grande análise!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s